agosto 18, 2022

Saladillo: Conmovedor homenaje a Javier Quinterno

Saladillo/BA. Ayer fueron depositadas las cenizas de Javier Quinterno, fallecido el 7 de mayo pasado, en el Pasaje de la Memoria de nuestra ciudad.

Estuvierno presentes su hermana Lilian, su hermano Hugo y sus hijas Agustina, Pilar y Florencia. Su otra hija, Victoria, se hizo presente con un cálido mensaje desde Canadá, donde reside actualmente.

Participaron autoridades municipales, amigos, amigas y vecinos de nuestra ciudad. La cantante y guitarrista Agustina Velasco interpretó «Zamba para no morir» mientras los familiares directos de Javier trasladaron las cenizas hacia un cofre construido en el lugar bajo una placa de homenaje permanente.

Antes se había escuchado su voz en un reportaje en el que contó los dramáticos momentos vividos durante 36 días en los que estuvo desaparecido en un el centro clandestino «La Cacha» donde fue sometido a vejámenes y torturas, hasta ser liberado. Fue un momento de mucha conmoción al escuchar su voz y sus dramáticas vivencias. Hicieron uso de la palabra los ex intendentes Francisco Ferro y Carlos Gorosito quienes narraron recuerdo de aquellas épocas de 1976 y el posterior renacimiento democrático.

Los momentos más emotivos estuvieron cuando hicieron uso de la palabra Lilian y Agusina Quinterno quienes leyeron sentidas palabras.

Con muchos abrazos y lágrimas se vivieron momentos de intensidad en un cálido y merecido homenaje a Javier, militante de la UCR y de los Derechos Humanos.

Desde el Comité de la UCR le realizaron un obsequio a la familia, un reloj con una frase de Javier: ¿Cómo nos gustaría que nos recuerden?

El ingeniero José Luis Salomón también lo recordó afectuosamente. «Esto es parte del cumpleaños. Estamos recordando y eso forma parte. Cuando Lilian y Hugo nos plantearon esto, evaluamos que éste era el mejor lugar. Javier fue un desaparecido temporal. En este lugar está la lucha y Javier tenía que estar acá. El testimonio de Javier queda para siempre. Aquel fue un momento difícil. En mi caso no podía a nuestra edad evaluar y a medida que pasó el tiempo fuimos conociendo y comprendiendo. Javier se acercó a nuestra gestión y eso se lo agradezco. Siempre estuvo presente. Fue extremadamente generoso conmigo. Generamos un lazo muy cercano cada 24 de marzo. Jamás nos dijo que no. Siempre vino a Saladillo, orgullosamente, para contar su historia y dejar un mensaje optimista. Javier era diferente y tenia una bondad y una generosidad extraordinarias.» Javier reposa ahora en el Pasaje de la Memoria. Para no olvidarlo y para no olvidar. (Fuente Diario Digital La Síntesis).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.