mayo 26, 2022

¿Twitter será más libre con Elon Musk?

El universo digital está conmocionado. La compra de Twitter por parte de Elon Musk está llamada a redefinir el mapa de la política y la comunicación.

Al confirmar la operación, el dueño de la automotriz Tesla y la compañía espacial SpaceX también adelantaba sus intenciones de que los algoritmos sean de código abierto, los bots de spam queden en el olvido y haya autenticación para todos los usuarios humanos. El sudafricano ya había anticipado otras pretensiones, como la edición de mensajes y la extensión de su longitud, que hace cinco años pasó de 140 a 280 caracteres.

El punto álgido es la regulación de los contenidos. El debate se intensificó después de que Twitter eliminara la cuenta oficial de Donald Trump, que venía enardeciendo tanto a sus seguidores que un grupo de ellos terminó asaltando el Capitolio. Conocido por su postura de “dejar hacer”, Musk da señales ambiguas. “El libre discurso es la base de una democracia funcional, y Twitter es la plaza pública digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad”, dijo en el mismo texto.

Elon Musk hizo la compra de su vida y se quedó con Twitter por US$ 44.000 millones

Musk se autodefine como un “absolutista del libre discurso”. No le será fácil concretarlo en la Unión Europea. “Estamos abiertos, pero bajos nuestras condiciones”, avisó Thierry Breton, el comisionado para el mercado interno del bloque regional. El nuevo dueño de Twitter deberá cumplir sus reglas, en línea con la flamante normativa que fuerza a las big tech a una política de control más agresivo sobre la desinformación y la propaganda bélica.

En Estados Unidos también hay luces amarillas. Barack Obama planteó hace días que, en las redes, “lastimosamente, son los contenidos incendiarios y polarizantes los que atraen la atención y motivan la participación”. El ex presidente lamentó no haberse dado cuenta de “hasta qué punto nos habíamos vuelto receptivos a las mentiras y a las teorías del complot” antes de la elección de Trump.

Además pidió una reforma de las leyes que rigen las plataformas, para volverlas más responsables y transparentes. También pidió que los algoritmos sean sometidos a controles de seguridad desde una autoridad de regulación, como cualquier producto de consumo.

Donald Trump contó el motivo por el que no regresará a Twitter pese a la compra de Elon Musk

El debate en Argentina es incipiente, aunque el primer atisbo del Gobierno para poner el tema en agenda terminó mal. Cuando Gustavo Beliz (titular del Consejo Económico y Social) anunció que se trabajaba en un estudio con propuestas para el buen uso de las redes, se lo acusó de adelantar una regulación que en verdad nunca había anunciado. Con los antecedentes globales y las últimas noticias, es esperable que el tema vuelva a la agenda local más temprano que tarde.

AVS PAR

También te puede interesar

Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.