mayo 29, 2022

Diego Simeone es acusado de tramposo en Europa y exigen cambiar las reglas para detenerlo

El entrenador argentino Diego Simeone empezó a preparar los detalles para enfrentar a Manchester City por los cuartos de final de la Champions League luego de haberse impuesto ante el United en los octavos con el estilo del Cholismo a flor de piel. Sin embargo, desde la prensa de Inglaterra exigen cambiar las reglas de juego para evitar que se consuma el juego.

El entrenador argentino logró empezar a cambiar la imagen del equipo luego de que en el inicio de la temporada las derrotas hayan hecho tambalear su puesto como director técnico de la institución colchonera. Ahora, no solo sigue en pie dentro de la búsqueda por el trofeo de La Orejona, sino que también se ubica en el cuarto lugar de La Liga Santander a doce puntos del líder Real Madrid.

Sin embargo, una de las cuestiones por las que Simeone es criticado en la previa del enfrentamiento ante los Cityzens es por la cantidad de tiempo que absorben sus jugadores en el transcurso del encuentro, por lo que el Daily Mail exigió que se aplicara el tiempo neto.

Según indicaron en los últimos reportes, de los últimos 30 minutos del partido de vuelta ante los Red Devils, lo que le valió la bronca de algunas leyendas del calibre de ex leyendas de Inglaterra como Robbie Fowler que le envió un mensaje tajante.

«Me reí esta semana cuando escuché a Gary Neville gritar que su antiguo club debería nombrar a Diego Simeone como su próximo entrenador. Honestamente, vamos. No digo que esté en contra del fútbol, pero sí algunas de las payasadas que hace su equipo, algunas de las cosas horribles que hacen y las tácticas que persiguen. No es para el Manchester United«, señaló en primera instancia.

Finalmente, lanzó un duro mensaje: «Hay una razón por la que los jugadores no fingen lesiones en ninguno de los códigos del rugby. Es porque es absolutamente inútil. En el rugby, el reloj se detiene cuando los jugadores reciben tratamiento por lesiones. Y tampoco es un reloj imaginario que existe dentro de la cabeza de un árbitro de partido. Es un reloj real. Uno real que todo el mundo puede ver, en el estadio y en la esquina de la pantalla del televisor en casa. Así que los jugadores podían zambullirse y rodar y gritar y gritar tanto como quisieran, pero lo harían sabiendo que no los llevaría a ninguna parte. Tan pronto como terminaban con las tonterías, se ponían de pie para encontrar el juego no más allá de cuando comenzaron».

Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.