diciembre 1, 2021

Piratas al abordaje

Belgrano hace cuentas adentro y afuera de la cancha. Los números por ahora no le cierran y a pocas semanas del final del campeonato todavía no tiene claro si peleará la chance de un ascenso o deberá purgar otro año en la Primera Nacional.

De lo que facture adentro de la cancha en los próximos cuatro partidos dependerá su fortuna. No sólo la suerte deportiva sino también el alineamiento de la realidad con el ideal declamado hace nueve meses, en la previa de los comicios del 6 de febrero, por la heterogénea formación que llevó como punta de lanza a Luis Fabián Artime.

“Vamos a salir campeones y ascender”, aseguró “el Luifa” apenas las urnas lo consagraron presidente de la “B”. Acto seguido descubrió una de las cartas que se había guardado en la campaña: el aterrizaje del DT Alejandro Orfila, con la venia del flamante director deportivo Mauro Óbolo y la bendición del empresario Christian Bragarnik.

Apenas nueve partidos duró el experimento. Una cosecha de 11 puntos (tres victorias, dos empates y cuatro derrotas) fue la pesada herencia que recibió Guillermo Farré, ungido sucesor en un final de bandera verde con el binomio Favio Orsi-Sergio Gómez, también del book del representante fetiche del fútbol argentino.        

Bajo la conducción del héroe del ascenso de 2011, el Pirata mejoró su rendimiento y también su cosecha: 61,4% contra 40,7% del ciclo anterior, con 10 triunfos, cinco igualdades y cuatro traspiés.

Guillermo FarréENDEREZÓ EL TIMÓN. Guillermo Farré se hizo cargo del Pirata en medio de la tormenta que dejó la fallida gestión de Alejandro Orfila.

El repunte le alcanzó para ubicarse sexto en la Zona A, un puesto que le garantiza el pasaje a la Copa Argentina 2022 pero no le alcanza para buscar el zarpazo a la Liga Profesional.

Suma 46 puntos y necesita escalar al menos dos posiciones en el pelotón de vanguardia que completan Almirante Brown (55), Quilmes (51), San Martín de Tucumán (50), Tigre (48) y Agropecuario (47).

Para Belgrano, la seguidilla de encuentros decisivos comienza este lunes con la visita a Temperley. La agenda señala para después los duelos con Deportivo Maipú, Agropecuario y Quilmes, el primero y el último como local.

Con 12 unidades por disputarse, la posibilidad de ganar el grupo y jugar la final del certamen es casi una utopía. Pero quedar entre los cuatro primeros de la tabla le permitirá sostener la chance de volver a la máxima divisional de la AFA a través de un Reducido por un segundo boleto.

Ser de Primera

Más allá del cumplimiento de una promesa electoral, el ascenso representaría para Belgrano un status diferente en lo institucional y económico. “La brecha es abismal”, admiten en el club de barrio Alberdi sobre el hecho de integrar el staff de la Liga Profesional o militar en la segunda división. “En la Primera Nacional el mercado se achica y los clubes quedan muy debilitados a la hora de negociar”, le aseguró meses atrás a PERFIL CÓRDOBA el protesorero Lucas Bustos.

La principal diferencia entre ser o no ser de Primera es el caché que paga la TV. Si da el salto a la elite de la AFA, la “B” incrementará seis veces su recaudación en este rubro: de los actuales $2,3 millones mensuales pasaría a cobrar $15 millones cada treinta días.

La cifra que ingresa a la tesorería celeste por el cánon que abona TyC y el “derrame” del acuerdo de Fox y Turner con la Liga Profesional cubre el 6,5 por ciento del monto que la entidad requiere para funcionar al día: $35 millones.

A modo de referencia, cabe destacar que los $180 millones anuales que Talleres percibe de las cadenas estadounidenses equivalen a cinco presupuestos de Belgrano.

Belgrano hinchadaUNA BUENA NOTICIA. La vuelta del público a las canchas le permitió a Belgrano recaudar $50 millones por venta de ubicaciones en dos partidos.

Expuestos en una mejor vidriera, los futbolistas propios tendrían una mejor cotización en el mercado de pases y también se actualizarán hacia arriba los convenios con sponsors y aliados estratégicos.

Y si bien el número actual de socios se acerca bastante a los 28 mil lugares disponibles del Estadio Julio César Villagra, el ajuste de los valores de cuotas sociales y ubicaciones permitiría incrementar las recaudaciones, que con el aforo del 50 por ciento hoy alcanza un promedio de $25 millones por juego de local.

En el caso de clasificar para la próxima edición de la Copa Argentina (deberá terminar el campeonato entre los siete mejores de su grupo), Belgrano tendrá la chance de facturar un mínimo de $675.000 por superar la fase inicial y un máximo de $15,6 millones si llega a ser campeón.

Mi primer millón

  • Al final del presente campeonato Belgrano tendría que desembolsar US$ 1.140.000 -el equivalente a 220 millones de pesos- para asegurarse la continuidad de todos los futbolistas que la gestión Artime contrató a préstamo con opción de compra sobre la totalidad o una parte de sus pases.
  • Los montos convenidos son los siguientes: Juan Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *