septiembre 29, 2021

«El deporte me dio independencia»

La vida de Verónica Soledad Blanco tiene un mojón en una fecha: 23 de febrero de 2010. Esa mañana se despertó, percibió una especie de calambre y al rato ya no sintió más sus piernas. Así, de un momento para el otro, todo cambió debido a una malformación arteriovenosa.

“Es una enfermedad que te agarra de un día para el otro. No fue nada fácil. Me costó adaptarme a la silla de ruedas y estuve tres semanas internada por muchas infecciones y recién al año pude empezar con la rehabilitación. Psicológicamente no estaba bien, porque no quería salir a la calle. De a poco, el empuje, el ánimo y las palabras de mi familia me ayudaron a salir adelante, me empecé a animar… Al principio yo misma me ponía muchas barreras: no salía a ningún lado sin mi marido y de a poco superé muchas barreras. El tenis sobre mesa fue muy importante, por eso estoy agradecida al deporte, porque me ayudó a abrir las puertas de mi casa”, relata Verónica, que por estas horas está acomodando sus valijas ya que en unas semanas viaja a Japón para participar de los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Cuando la atleta de Río Cuarto cuenta su historia, se le nota la emoción que vive por estos días. Esos vaivenes que propone la realidad y su vértigo, que de un momento a otro puede pasar de todo. Así lo refleja Blanco en el diálogo con PERFIL CÓRDOBA, acompañada en todo momento por su esposo Javier y de sus tres hijos, Thiago, Tobías y Gastón. El inicio de la nueva etapa en su vida se remonta a seis años atrás, cuando en el Centro de Rehabilitación, la Fundación, Santiago Yuni la invitó a hacer tenis de mesa. “La idea era distraernos y no pensar solo en la rehabilitación. Nos juntábamos los viernes y nos divertíamos mucho, ya que era un momento donde nos olvidábamos de lo que estábamos pasando. Hasta nos reíamos de nosotros porque no le podíamos pegar a la pelotita”, recuerda ‘Vero’.

Así, empezó a entrenar, le gustó y llegaron las invitaciones a competir. La primera vez fue en la ciudad de Córdoba y la marcó para siempre. “Fue un provincial y fuimos como 20 de Río Cuarto. Era todo novedoso y lo más importante fue haber salido sola de mi casa, porque antes no me animaba a salir a ningún lado. Salir fue mi mejor trofeo, el haberme animado. El deporte me dio independencia”, asegura.

La deportista de 40 años que ya participó de los Juegos Parapalímpicos de Lima 2019 y fue medallista no para de agrade-
cer a toda la gente que la apoyó: “Es importante lo que la gente te ofrece. Es muy lindo saber que podes contar con gente y eso te lo hace más fácil”. Entonces se emociona al repasar aquel génesis y expresa: “No me imaginé nunca llegar a este momento”.

—¿Qué significa el deporte en tu vida?

—El deporte me independizó, me hizo valorar un montón de cosas. Con el tenis sobre mesa aprendo muchas cosas. Cuando me junto con mis colegas nos contamos nuestras historias de vida y compartimos lo que nos pasa y lo que aprendimos.

Veronica Blanco

“Valoro lo que me está llegando, es fruto de todo lo que estuve haciendo”.

El objetivo

Verónica Blanco trabaja de lunes a viernes en Edecom, en el área de licencias de conducir, y ya desde esta semana entre en licencia para organizar el viaje a los Juegos “y organizar la casa”, cuenta. Por estos días son jornadas intensas, de entrenamiento con un plan que le envío Cecilia Varela, una de las entrenadoras de la Selección. El 11 de agosto estará viajando a Buenos Aires para entrenar en el Cenard y entrar en la burbuja. La idea es que el 18 ya estar en Tokio. “Mi objetico es pasarla bien, disfrutar los Juegos. Es mi primer Paralímpico y no quiero que los nervios me impidan disfrutarlos, no quiero desperdiciar esta oportunidad”, exclamó la atleta.

También te puede interesar

Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *