diciembre 1, 2021

Ciclismo aventura: la importancia de la comida y la hidratación

Tanto la comida como la hidratación son dos factores fundamentales para que nuestro cuerpo responda a la hora de pedalear largas jornadas durante varios días. Por eso hay algunos puntos importante a tener en cuenta.

  • ¿Qué comer? Lo ideal para hacer rendir el cuerpo y las energías es mantener una dieta equilibrada y adaptada al tipo y nivel de ejercicio que estamos realizando, pero, viajando en bici es muy difícil de mantener ya que uno debe habituarse obligatoriamente a las posibilidades que nos brinda el camino. Lo que significa que tenemos que incorporar los alimentos del país, cultura, zona por la que estemos viajando o clima. Por lo cual, según las posibilidades que encontremos, iremos regulando y variando la alimentación, teniendo presente en todo momento la importancia de mantenernos bien alimentados y con comidas contundentes que brinden la energía necesaria.

0308_ciclismo

  • Comenzar el día con un buen desayuno (avena, fruto secos, pasas de uva, frutas, pan con miel o membrillo, alguna infusión). Llevar diferentes alimentos y tenerlos a mano para ir comiendo en breves paradas mientras pedaleamos (banana, frutos secos, pasa de uva, galletitas, barras de cereal, chocolate, caramelos, manzana). Hacer una parada más larga a mitad del día para almorzar y disfrutar de una pequeña digestión (pan, queso, tomate, palta, arroz, lentejas, arvejas, comida al paso). Y finalmente una buena y contundente cena de hidratos de carbono (pastas, arroz, polenta). La cena en general es la comida más fuerte ya que después de pedalear durante todo el día se llega con un hambre voraz.
  • Cómo y con qué hidratarse: nuestro cuerpo está compuesto en un 60 % de agua, el cerebro en un 70 %, la sangre en un 80 % y los pulmones en un 90 % . Por eso la hidratación viajando en bici es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, ya que haciendo una actividad al aire libre no solo perderemos líquido por el sudor del ejercicio, sino que además habrá diferentes factores climáticos a tener en cuenta (altura, calor, viento, sol intenso, humedad) en donde la ingesta y cantidad de agua que necesitará el cuerpo será mayor o menor según la circunstancia.
  • Fundamentales: lo que tendremos siempre a mano y la mejor manera de hidratarnos durante los viajes es el agua de vertientes, ríos, deshielo, lagos o simplemente el agua potable que encontremos  en el camino. A ella se le podrá agregar algún jugo con azúcar que, además de saborizarla, aporta energía. De ser necesario se puede recurrir a sales de rehidratación, que siempre es recomendable llevar a mano.

0308_ciclismo

  • Ingesta: en relación a este tema, es importante aclarar que siempre hay que beber antes de que nos dé sed. Sin importar las condiciones climáticas, acostumbrarnos a beber agua mientras pedaleamos cada 15 o 20 minutos es un buen método para asegurar la buena hidratación.
  • Filtros  de agua o pastillas: son una muy buena opción en caso de que el origen del agua nos presente dudas. Las pastillas deben dejarse durante un tiempo determinado para poder beber, en cambio existen filtros muy pequeños, livianos y efectivos con los que podremos utilizar el agua en el mismo momento de filtrarla.
  • Datos: de ser posible, recolectar el agua lo más cerca posible del origen de la vertiente y tener precaución con no hacerlo en lugares donde haya gran cantidad de deposiciones de animales. Preguntar siempre a los pobladores del lugar si el agua es potable. Una manera de controlar la buena hidratación es prestar atención al color de la orina, lo normal es orinar transparente, cuando es muy oscura posiblemente sea debido a un cuadro de deshidratación y es una llamada de atención importante.

También te puede interesar

Galería de imágenes

e-planning ad
Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *