julio 26, 2021

Tyson recordó su primera derrota y culpó a la maratón sexual que protagonizó el día previo

Mike Tyson es una de las grandes leyendas del boxeo pero su carrera deportiva, al igual que su vida, tuvo tantos momentos de gloria como de frustración y uno ellos fue el día que perdió su invicto de manera inesperada y contundente cuando cayó noqueado en el décimo round por su compatriota James Buster Douglas.

A 31 años de esa pelea que tuvo lugar el 11 de febrero de 1990 en Japón y significó su primera derrota después de 37 victorias, Tyson contó en su autobiografía detalles de los días previos y de su falta de preparación que explican su flojo desempeño durante el combate: «No quería pelear; todo lo que me interesaba entonces era salir de fiesta y tener sexo con mujeres. No consideré a Douglas como un gran desafío. Ni siquiera me molesté en ver ninguna de sus peleas en video. Yo había vencido fácilmente a todos los que lo habían noqueado”, se sinceró.

“Tenía sexo con las sirvientas y veía a una joven japonesa con la que había tenido relaciones cuando estaba en Japón. Cuando mi esposa salía de compras, yo bajaba a la parte trasera del hotel, donde estaba su habitación. Así entrenaba para el combate”, detalló Tyson.

El ex campeón del mundo de los pesos pesados viajó con un mes de antelación a Tokio pero la pelea pareció ser la excusa perfecta para estar de fiesta y de vacaciones. Tanto exceso de confianza le pasó factura a Iron Mike y cayó rendido en el décimo round ante los ojos del mundo que esperaban otra exhibición de su parte.

“El día anterior estuve con dos sirvientas a la vez. Y luego con dos chicas más”, agregó Tyson evidenciando una tremenda personalidad adictiva ya sea al sexo, a las drogas o al alcohol.

Esa caída lo ayudó a replantearse todo y tomarse en serio su carrera a tal punto que después de ese combate, hilvanó ocho triunfos consecutivos y recuperó dos de sus coronas de campeón.

A los 54 años, Tyson asegura haber dejado esa etapa oscura de su vida y hace pocos meses se puso en forma como en sus mejores épocas y volvió a subirse a un ring. Eso sí, lo que no puede ni quiere dejar es la marihuana. “Esto es algo que me da buena energía, positiva. Yo necesito encontrar algo que llene la energía que tengo”, explicó.

e-planning ad
Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *