julio 25, 2021

Animarse a más: cómo la pandemia revolucionó la vida sexual

SEXO Pandemia
Si bien las nuevas reglas han impuesto límites a las relaciones sexuales, también han creado nuevas oportunidades (Shutterstock)

En un esfuerzo por frenar la propagación y “aplanar la curva” de la pandemia de COVID-19 a principios de 2020, los gobiernos de todo el mundo comenzaron a implementar restricciones en el movimiento y el contacto social. Las órdenes de encierro y las pautas de distanciamiento social provocaron cambios drásticos en la vida diaria, con importantes implicaciones para las actividades de ocio, incluido el sexo.

Cuando se elige libremente y se persigue por placer (el motivo más común por edad y género en las poblaciones occidentales), el sexo es una forma popular de ocio que satisface múltiples necesidades y es beneficiosa para el bienestar físico y psicológico. Sin embargo, a raíz del COVID-19, las estrictas restricciones de contacto tienen oportunidades limitadas para el sexo recreativo.

Sin embargo, si bien las nuevas reglas han impuesto límites a las relaciones sexuales, también han creado nuevas oportunidades. A medida que las restricciones se generalizaron, los medios comenzaron a informar sobre supuestos cambios en el comportamiento sexual, apuntando a un aumento en las búsquedas de pornografía en línea, ventas de juguetes sexuales, descargas de aplicaciones de citas y publicaciones eróticas en las redes sociales. Este patrón sugiere que cuando las oportunidades para la búsqueda del sexo en persona y en pareja son limitadas, se pueden utilizar actividades en línea y en solitario para llenar el vacío.

Recientemente, una encuesta en línea a 1.559 adultos sobre el impacto de la pandemia en sus vidas íntimas develó que si bien casi la mitad de la muestra informó un declive en su vida sexual, uno de cada cinco participantes informó expandir su repertorio sexual al incorporar nuevas actividades. Las adiciones comunes incluyeron sextear, probar nuevas posiciones sexuales y compartir fantasías sexuales. Ser más joven, vivir solo y sentirse estresado y solo estaban relacionados con probar cosas nuevas. Los participantes que hicieron nuevas incorporaciones tenían tres veces más probabilidades de informar mejoras en su vida sexual. Incluso frente a cambios drásticos en la vida diaria.

Sin lugar a dudas estamos en medio de una revolución sexual, una que podría cambiar permanentemente la forma en que abordamos el sexo, actualmente y mucho después de la pandemia. “Lo que en definitiva muestran los estudios es que la sexualidad, como función vital del ser humano sufre modificaciones al igual que otras conductas humanas en situaciones de alto estrés y que las personas buscan recursos para poder continuar sintiéndose vitales”, explicó a Infobae la doctora Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

SEXO Pandemia
Las nuevas incorporaciones más comunes incluyeron probar nuevas posiciones sexuales, sextear, enviar fotos de desnudos, compartir fantasías sexuales, mirar pornografía, buscar información relacionada con el sexo en línea, tener cibersexo, filmarse masturbándose y actuar sobre fantasías sexuales (Shutterstock)

Aproximadamente uno de cada cinco participantes (20,3%) de la encuesta cuyos procedimientos de investigación fueron aprobados por la Junta de Revisión Institucional de la Universidad de Indiana, informó haber hecho una nueva incorporación a su vida sexual desde que comenzó la pandemia. La mayoría (62,7%) informó haber hecho una nueva adición, con el 18,4% haciendo dos, el 7% haciendo tres y el 12% haciendo cuatro o más.

Las nuevas incorporaciones más comunes incluyeron probar nuevas posiciones sexuales, sextear, enviar fotos de desnudos, compartir fantasías sexuales, mirar pornografía, buscar información relacionada con el sexo en línea, tener cibersexo, filmarse masturbándose y actuar sobre fantasías sexuales.

Hacer una nueva adición a la vida sexual de uno no estaba relacionado con el género, con 20.6% de mujeres autoidentificadas, 19.4% de hombres autoidentificados y 18.4% de participantes no binarios que informaron nuevas incorporaciones. Sin embargo, sí estaba relacionado con la orientación sexual. El 22,3% de los participantes identificados LGBTQ+ informaron nuevas incorporaciones, en comparación con el 18,1% de los participantes heterosexuales. Las nuevas incorporaciones también se relacionaron con la identidad racial. Además, la edad, el nivel socioeconómico, y vivir con un compañero se asociaron con nuevas incorporaciones, con aquellos que eran más jóvenes, menos acomodados económicamente y/o que vivían solos y probaban más cosas nuevas.

“A menudo puede ocurrir que las personas exploren con más libertad e intensidad sus sensaciones sexuales como modos de reafirmar el estar vivos. Las mismas se presentan como respuestas al escenario de pandemia donde la muerte nos ronda de cerca”, aseveró en diálogo con este medio Elsa Wolfberg, psicoanalista y psiquiatra de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

SEXO Pandemia
Los participantes que hicieron nuevas incorporaciones fueron significativamente más propensos que los que no lo hicieron a informar que su vida sexual había mejorado desde que comenzó la pandemia (Shutterstock)

En la misma línea, Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, explicó: “Muchas personas se sintieron (y se sienten) inseguras, frágiles, a merced de una circunstancia incontrolable, lo cual lleva a buscar reafirmación en algunas áreas, como la sexual. El aislamiento y la continuidad de la pandemia, obligaron a que muchas parejas buscaran opciones para mantener el deseo encendido o bien a lograr una mejora de la satisfacción sexual. Es cierto que la frecuencia de los encuentros fue en baja, pero también es cierto que aumentaron las prácticas eróticas que muchas parejas no se animaban a experimentar. Sirvió la necesidad de dar una vuelta a tuerca a la relación, pero también la difusión en los medios de comunicación de opciones diversas a las que accedían muchas personas. Y así, el sexo se pudo alejar de la mera genitalidad y se focalizó en el contacto erótico y en la masturbación”.

Los participantes que hicieron nuevas incorporaciones fueron significativamente más propensos que los que no lo hicieron a informar que su vida sexual había mejorado desde que comenzó la pandemia. Entre los que hicieron nuevas incorporaciones, el 28,6% informó que su vida sexual mejoró, el 29,2% informó que no hubo cambios y el 42,2% informó una disminución. Para aquellos que no hicieron nuevas adiciones, el 9.8% indicó que su vida sexual mejoró, el 46.3% informó que no hubo cambios y el 43.9% indicó que su vida sexual disminuyó. Si bien el porcentaje que reportó disminuciones fue similar en ambos grupos, aquellos que hicieron nuevas adiciones tenían aproximadamente tres veces más probabilidades de reportar mejoras que aquellos que no probaron nada nuevo. Esto sugiere que muchos adultos están encontrando formas creativas de satisfacer los deseos sexuales y buscar sexo por placer. Para algunos, esto ha mejorado su vida sexual.

SEXO Pandemia
Si bien el estrés y la soledad se asociaron con evaluaciones generales negativas de la vida sexual de una persona, estaban vinculados a probar nuevas actividades (Shutterstock)

Más allá de las nuevas incorporaciones, los cambios en la vida sexual de una persona se relacionaron con varios otros factores entre géneros. Los participantes informaron cambios más positivos en la medida en que sintieron más deseo por el sexo y por su pareja durante las últimas dos semanas, se sintieron menos solos en general y durante la pandemia y se sintieron menos estresados.

Cabe señalar que si bien el estrés y la soledad se asociaron con evaluaciones generales negativas de la vida sexual de una persona, estaban vinculados a probar nuevas actividades. Esta pandemia y el aislamiento social resultante probablemente elevaron los sentimientos de estrés y soledad, y ambos factores tienen vínculos bien establecidos con el comportamiento sexual en general. Por ejemplo, se ha demostrado que el sexo alivia el estrés, mientras que la soledad se ha relacionado con la asunción de riesgos sexuales.

“El sexo puede funcionar como un antiestrés, un ansiolítico frente al miedo y la incertidumbre o frente a las pérdidas. Sin embargo, en estos casos se puede volver compulsivo, ya que no es el placer del encuentro lo que persigue en primer lugar, sino el alivio de la angustia. Ahí pueden sumarse todo tipo de tecnologías para producir sensaciones intensas, que les ganen al miedo y a la incertidumbre”, finalizó Wolfberg.

SEGUÍ LEYENDO:

Cómo la pandemia obligó a repensar las relaciones sociales

El año perdido: 4 claves para redescubrir las relaciones sexuales en la era de la pospandemia

Cómo lograr que las relaciones sobrevivan a la nueva normalidad

Fuente: InfoBae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *