julio 29, 2021

¿Cómo era el primer telégrafo eléctrico?

A comienzos del siglo XlX , la corriente eléctrica acababa de ser descubierta y el primer método para utilizarla en la transmisión de mensajes fue el telégrafo. Los primeros equipos eléctricos utilizados en esa por entonces revolucionaria vía de comunicación a nivel mundial fueron inventados por el estadounidense Samuel Finley Breese Morse.

Nacido el 27 de abril de 1791 en la ciudad norteamericana de Charlestown, su vocación por los temas  vinculados a la electricidad y a la comunicación nació en su época de estudiante en la Universidad de Yale donde, entre otras cosas, aprendió que si se interrumpía un circuito se veía un fulgor por lo que se le ocurrió que esas interrupciones podían llegar a usarse como un medio de comunicación.

Esa posibilidad lo obsesionó tanto que, al regresar de un viaje por Europa en 1832 diseñó su primer modelo de telégrafo eléctrico que, tras perfeccionarlo, lo presentó públicamente el 6 de febrero de 1833.  

0205_telégrafo

El primer telégrafo Morse

El receptor Morse original disponía de un puntero controlado electromagnéticamente que dibujaba trazos en una cinta de papel que giraba sobre un cilindro.

Los trazos tenían una longitud dependiente de la duración de la corriente eléctrica que circulaba por los cables del electroimán y presentaban el aspecto de puntos y rayas.

La combinación de puntos y rayas se puede traducir en letras mediante el uso de un código que Morse terminó de perfeccionar en 1838, el cual llegó a conocerse y a usarse mundialmente como «Clave Morse».

0205_telégrafo

En el transcurso de los experimentos con dicho aparato, Morse descubrió, rápidamente, que las señales sólo podían transmitirse correctamente a tan solo 32 kilómetros de distancia ya que, a distancias mayores, las señales se hacían demasiado débiles para poder registrarlas.

Fue así que, llevado por su tozudez y gracias a la ayuda de sus fieles  colaboradores, logró fabricar un aparato de relés que se podía acoplar a la línea telegráfica a unos 32 km. de la estación emisora de señales a fin de repetirlas automáticamente y enviarlas otros 32 km. más lejos.

0205_telégrafo

Así, el 24 de agosto de 1844 Morse envió desde el Capitolio de Washington a Baltimore el primer mensaje telegráfico del mundo.

Si bien varios años después, los operadores telegráficos descubrieron que resultaba posible diferenciar entre los puntos y las rayas por el simple sonido, cayendo en desuso el aparato de registro de Morse, sin embargo, los demás principios básicos del sistema Morse se siguieron utilizando en los circuitos de telegrafía por hilo.

No obstante el éxito obtenido, Morse tuvo que luchar duramente para que se le reconociera la patente de invención del telégrafo.

Mientras el 10 de junio de 1871 tuvo el honor de presenciar la inauguración de una estatua que se levantó en su honor en el Central Park de New York, su vida se apagaba, el 2 de abril de 1872, pocos días antes de cumplir los 82 años.   

Galería de imágenes

e-planning ad
Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *