septiembre 17, 2021

Cepa británica del Covid preocupa mucho en Florida después del Super Bowl

La variante de covid-19 de rápida propagación que se encontró por primera vez en el Reino Unido está ganando terreno en Florida, lo que genera preocupaciones sobre los fanáticos que inundaron las calles de Tampa el domingo luego de que los Buccaneers vencieran a los Kansas City Chiefs y ganaran el Super Bowl LV.

Florida es líder en Estados Unidos en casos confirmados de la variante conocida como B.1.1.7, con 201 contagios identificados en general, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). También es el estado con mayor número de contagios en función del tamaño de su población, seguido de Wyoming, Colorado, Connecticut y California. Estados Unidos hasta ahora ha informado de 690 casos de B.1.1.7 en 33 estados, de acuerdo con los CDC.

Los números relativamente pequeños podrían ser engañosos. Los datos se basan en muestras de covid, pero el CDC enfatiza que las cifras no representan una imagen completa. EE.UU. realiza relativamente pocos análisis de variantes del virus.

Una nueva investigación publicada el domingo en MedRxiv muestra que EE.UU. está en una trayectoria similar a la de otros países donde la cepa B.1.1.7 se ha vuelto dominante y ha impulsado nuevas olas de contagios. La investigación estimó que en la última semana de enero, B.1.1.7 ya representaba 4,5% de los casos de Florida y 2,1% de los casos a nivel nacional. En Florida, el número de casos de este tipo se duplicaba cada 9,1 días, según la investigación.

En EE.UU., los datos sugieren que la transmisibilidad es hasta 45% mayor en comparación con las cepas tradicionales, según la investigación.

El domingo por la noche, los celebrantes sin máscara bloquearon el tráfico en el centro de Tampa en desafío a una orden de máscaras al aire libre del alcalde Jane Castor. Gobernador republicano Ron DeSantis, quien se ha resistido a un mandato de máscara propio, ha emitido una orden por separado que impide que los gobiernos cobren multas y sanciones por coronavirus.

El domingo por la noche, una ola de aficionados sin cubrebocas celebró y bloqueó el tráfico en el centro de Tampa desafiando la orden de la alcaldesa Jane Castor. El gobernador republicano Ron DeSantis, quien se ha resistido ha imponer una orden de este tipo, emitió por separado una que impide que los Gobiernos cobren multas y sanciones por temas relacionados al covid-19.

Por su parte, la Liga Nacional de Fútbol americana (NFL, por sus siglas en inglés) limitó la asistencia al juego a 25.000 espectadores, la cifra más baja en la historia del campeonato. También distribuyó a los espectadores, exigió que portaran cubrebocas y entregó 7.500 entradas a trabajadores de la salud que ya estaban vacunados.

(El juego marcó la primera vez que uno de los equipos competidores jugaba en su territorio. Los Buccaneers ganaron 31-9).

En general, los casos de Covid-19 en Florida han estado disminuyendo drásticamente, con el promedio de siete días cayendo a 8.087 el domingo, el más bajo desde el 2 de diciembre, según datos de la Universidad Johns Hopkins. A nivel nacional, EE. UU. registró el domingo 89.791 nuevos casos, lo que eleva el promedio de siete días a 117.051, el más bajo desde el 8 de noviembre, según muestran los datos.

Fuente: Perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *