mayo 15, 2021

Renunciaron las concejalas que se vacunaron sin ser población de riesgo

<!–


–>

Finalmente, la presidenta del Consejo Deliverante de San Andrés de GilesLaura Branchini y su par Mariana Cané, presentaron la renuncia esta mañana, ya que se habían inmunizado junto a otras 18 personas con la vacuna Spuntnik V, sin ser personas de riesgo, como estipula la primera etapa del plan de vacunación.

Hoy a las 9.25 se conocieron las notas en las que las concejalas presentaban la renuncia y se espera que este miércoles haya una sesión especial donde se acepte la dimisión de las dos funcionarias. 

Las ediles vacunadas responden políticamente a Marina Moretti –que tendría intenciones de pelear por la intendencia del distrito en 2023-, actual número de dos del Anses y mano derecha de Fernanda Raverta, en el organismo previsional.

Otro de los que confirmó la dimisión de las funcionarias fue el diputado provincial Luciano Bugallo, quien la semana pasada había presentado un pedido de información pública dirigido al intendente de Carlos Puglelli, para que explique las circunstancias en que se produjeron los hechos.

El plan provincial de vacunación que en una primera instancia está enfocado al personal de salud se torció en el distrito de la Segunda sección electoral, donde al menos 20 personas fueron vacunadas en forma irregular, entre ellas, las dos concejalas del Frente de Todos, que gobierna la municipalidad.

“Acaban de renunciar las concejales kirchneristas de San Andrés de Giles, que habían sacado ventaja aprovechándose de su cargo, para vacunarse junto a otras 20 personas, entre amigos, familiares y militantes camporistas, sin ser ninguno personal prioritario de salud”, señaló Bugallo.

El legislador de manifestó en diálogo con medios provinciales que las concejalas “están reconociendo la barbaridad que hicieron y no tienen escapatoria«, y que «no puede pasar que estas renuncias queden ahí». Además argumentó que hubo un “aprovechamiento político”.

La ahora ex titular del Consejo explicó: “Fui llamada porque una persona no respondía el llamado del vacunatorio mientas me encontraba trabajando en la calle”, intentando así despegarse del escándalo.

Por su parte, Cané expresó que “dar un paso al costado es la mejor manera de despejar toda duda respecto a la campaña de vacunación que se aproxima” y agregó que “en ningún modo se trató de un acto de abuso de poder y que no obré, bajo ninguna circunstancia, de mala fe”.

Desde la Municipalidad de San Andrés de Giles comunicaron: «Luego de un exhaustivo análisis de la situación y habiéndose detectado la vacunación por Covid-19 de personas no incluidas en esta etapa de la campaña de inmunización, se ordenó la sustanciación del sumario administrativo correspondiente a los fines de esclarecimiento de los hechos», poniendo así punto final al escandalo.


Compartir

Fuente: Red de Radios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *